Blogia
vaqueroblog

Vaqueros en la estufa

Parece inminente que la reunión del próximo sábado, convocada por la directiva de Vaqueros Laguna, además de presentar oficialmente a Ramón Esquer como manager, traerá algún extra que puede resultar de mucho interés para el aficionado al beisbol, especialmente a los seguidores de la novena naranja, hoy muy pendientes de todo lo que sucede alrededor de su escuadra y con una nueva ilusión de hacer cosas importantes en 2008.

Hasta el momento se conocen las salidas de José Amador y Fernando Valenzuela junior, sin ser un hecho consumado, Rafael Castañeda tampoco estará con el equipo en 2008, y ahora se sabe del interés de los Potros de Tijuana por Juan Carlos Canizález. Este “Canelo” llegó al equipo ya iniciada la temporada anterior y en su inicio se pensó que podría cubrir el jardín derecho, porque en la primera base había exceso de tráfico, con Mario Valdez y Rafael Castañeda, aún no se contaba con Fernando Valenzuela Jr. Ya ese exceso de tráfico en la inicial había provocado no contemplar a Fernando “He-Man” Rodríguez.

Hoy, al conocerse el interés real de los Potros de Tijuana por Juan Carlos Canizález vale la pena analizar qué pueden aportar a Vaqueros Laguna Julio César Hernández y Alonso Beltrán, dos elementos que alcanzaron la categoría de estelares en la pelota profesional mexicana, antes de tener problemas que les hicieron perder su nivel.

Es una realidad, el campocorto hoy es una preocupación en Vaqueros Laguna ante los problemas de Francisco Arias, Tijuana ya no quiere a Julio César Hernández porque tiene a Óscar Ramírez, pero la pregunta sería, ¿en qué condiciones está Hernández después de aquel pelotazo que recibió en la cabeza?.

En la misma forma, un buen abridor mexicano nunca está de más, y Alonso Beltrán lo es, aunque las dudas son lógicas, una vez que la última temporada la pasó inactivo por problemas en su látigo derecho. No se debe olvidar que hoy la organización de Tijuana pasa por momentos difíciles en cuestión económica, al existir dos personas que se dicen propietarias de la franquicia, en un litigio que inició hace varios meses y no se le vislumbra una pronta solución. Quizá entonces los Potros no puedan cumplir las pretensiones económicas de estos peloteros y esa sea la causa de su salida.

Lo que hoy parece una realidad es que los huecos de segunda base y el campo corto en Vaqueros Laguna no van a ser cubiertos por jóvenes, por lo que, al parecer, Marco Antonio Garza, Óscar Carrillo, Rolando Pereyra, Irvin Valenzuela y José Alonso Castañeda tendrán que esperar. No se debe olvidar el nombre de Dionys César, que ya recibió un ofrecimiento formal de la directiva naranja. Con este dominicano se cubrirían dos huecos, el que existe en el infield, y el del primero en el orden al bat.

Con ese panorama, los planes iniciales se retomarían en cuanto a los cuatro refuerzos extranjeros, dos para el pitcheo, un abridor y un relevo corto, mientras que en el cuadro estaría otro, para dejar el último en los jardines, que bien podría ser el cuarto en el orden. Por un momento se pensó que Vaqueros optaría por dos extranjeros en el infield, luego de hablar con Dionys César y Marshall McDougall, pero finalmente la directiva lagunera desistió del tercera base estadounidense, que hoy cubre la inicial con los Naranjeros de Hermosillo, luego de la llegada de Vinicio Castilla.

Mucho se ha hablado del infield y el outfield, pero no se debe olvidar el pitcheo, en donde a estas alturas ya podría tenerse definido a ese inicialista, Vaqueros Laguna le hizo una propuesta formal al zurdo cubano Alberto Castillo Betancourt, al que vimos en Culiacán lanzar un partidazo frente a los Tomateros, Castillo es pilar en el staff de Cañeros de Los Mochis, quienes, sin embargo, hace unos días lo tuvieron en lista de incapacitados, se dice que debido a un problema leve en su brazo izquierdo.

Cualesquiera que sean las combinaciones en Vaqueros, finalmente Ramón Esquer tendrá un reto muy complicado al presentarse como manager, con experiencia prácticamente nula, si acaso la que acumuló como coach de tercera y primera base, con los mismos Vaqueros y antes con los Águilas de Mexicali en la Liga Mexicana del Pacífico.

Ramón Esquer Navarro fue un pelotero estelar, indistintamente en segunda base como en el campo corto, como jugador de los Algodoneros de Unión Laguna tiene un récord nada envidiable, al cometer hasta cuatro errores en una misma entrada, cuando el equipo guinda tenía como manager a Dave Stockstill. La directiva está consciente del gran riesgo que va a correr con un manager que apenas empieza su carrera, sin embargo, dicho riesgo vale la pena porque de cuajar el experimento le daría a Vaqueros Laguna un manager para muchos años, algo que no se ha podido conseguir desde 1985, cuando Torreón recibió la franquicia de los Indios de Ciudad Juárez.

Claudio Martínez Silva

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres