Blogia
vaqueroblog

En su mejor momento

En su mejor momento

DENVER -- "Los Medias Rojas podrán tener su Nación. Los Yankees tienen su propio Universo".--Hank Steinbrenner, vicepresidente de los Yankees de Nueva York.

Ya no más.

Por segunda vez en cuatro años, los Medias Rojas de Boston son campeones de la Serie Mundial y líderes indiscutidos del universo del béisbol. Son el Imperio Romano de la postemporada, habiendo ganado ocho partidos de Serie Mundial consecutivos.

Boston celebra campeonato Serie Mundial


A celebrar. Boston logró su segundo campeonato en cuatro temporadas

Que Steinbrenner (de los Yankees) diga lo contrario implica un tercio de arrogancia, un tercio de ignorancia y un tercio de estupidez. Por otro lado, ese tipo de encaprichamiento nos sirve de ayuda para ver porque los Yankees no han jugado en una Serie Mundial desde el 2003 y no han alzado el trofeo de campeones desde el 2000.

¿Acaso nadie en la Casa de Steinbrenner (George y sus hijos Hank y el vicepresidente Hal) vio lo que los Medias Rojas le hicieron a los Rockies de Colorado? Cuatro juegos, cuatro victorias. Podrían haber jugado una serie de mejor de 17 juegos, y los Medias Rojas hubieran barrido la serie de todas maneras.

Esto fue como ver a los europeos contra los estadounidenses en la Ryder Cup, a los New England Patriots contra cualquier otro equipo en la NFL. Hace menos de dos semanas, los Medias Rojas estaban a una derrota de ser eliminados de los playoffs. Ahora apestan a champaña una vez más.

El domingo por la noche, en el clubhouse del Coors Field, los Medias Rojas descorcharon botellas de Domaine Ste. Michelle y se empaparon de victoria. El bateador designado/primera base David Ortiz, ridículamente vestido con un par de anteojos azules para el agua que cubrían sus ojos, se paró en un pequeño escenario y empezó a gritar bromas obscenas a sus compañeros de equipo. Estos jugadores de béisbol...

Luego media docena de Medias Rojas sacudieron sus botellas y apuntaron a su adorado Big Papi. Bailó en la champaña como un muchachito de dos años que baila en los regadores de un jardín.

"Cuando llegué aquí por primera vez en el 2003, esta parecía la misión más difícil de cumplir" dijo Ortiz acerca de un campeonato para Boston.

Pero en ese entonces los Medias Rojas barrieron a los Cardenales de San Luis para clamar el título de Serie Mundial del 2004. Y ahora esto.

La Nación sigue anexando territorio que alguna vez perteneció a los Yankees. Y con cada campeonato, los Medias Rojas están revirtiendo la sabiduría convencional del deporte. Los presupuestos gordos--y los Medias Rojas tienen el segundo más grueso en las mayores con 143 millones--pueden funcionar si la gente al mando sabe lo que está haciendo.

Los Medias Rojas saben lo que están haciendo. Son lo que las otras franquicias adineradas--los Mets de Nueva York (116 millones en el 2007), los Angelinos de Los Angeles Anaheim (109 millones), los Medias Blancas de Chicago (109 millones), los Dodgers de Los Angeles (108 millones), los Marineros de Seattle (106 millones), los Cachorros de Chicago (99 millones), los Tigres de Detroit (95 millones), los Orioles de Baltimore (95 millones) y si, hasta los Yankees (195 millones)--quieren ser cuando crezcan.

"Creo que si uno repara en quienes fueron las estrellas de esta Serie, no todo se reduce al presupuesto del equipo", dijo el dueño de los Medias Rojas John Henry. "Nunca se reduce al presupuesto. Se necesitan 25 muchachos para ganar. Los muchachos que menos cobran fueron igual de importantes para este equipo que los muchachos en la cima".

Ortiz se acercó a Henry. Hubo abrazos, luego Ortiz anunció, "El mejor dueño del béisbol". Henry se emocionó.

"Creo que tenemos un buen y joven equipo", dijo Henry. "Creo que tenemos un sólido equipo que va a ser fuerte. Pero la competencia no se pone fácil en la Liga Americana. Es una liga realmente dura".

El dinero no garantiza nada en el béisbol excepto las expectativas. Pero lo que les sucedió a los Medias Rojas esta temporada, así como en el 2004, no es un accidente. Gastaron dinero, mucho dinero, pero lo gastaron sabiamente. Hicieron muchos cambios positivos.

Esta es la Serie Mundial número 103. Sólo dos equipos ganaron campeonatos consecutivos por barridas de 4-0: los Medias Rojas (2007, 2004) y, antes de comenzar a autodestruirse, los Yankees (1998-99). Es posible que Boston también pueda ganar el campeonato de la temporada próxima.

Los Medias Rojas son los Warren Buffetts del béisbol. Invierten y hacen cambios pero bien hechos.

Mientras los Yankees le dieron $120 millones a Jason Giambi en el 2002, los Medias Rojas esperaron un año y tomaron un volante de 1.25 millones en un bateador designado descartado por los Mellizos de Minnesota. Quizás hayan escuchado hablar de él...Ortiz.

Cuando los Yankees firmaron al lanzador abridor Carl Pavano, los Medias Rojas luego conseguirían en cambio al compañero de equipo de Pavano en los Marlins de Florida, Josh Beckett. Para ser justos, Boston también fue detrás de Pavano. La carrera de Pavano en los Yankees está muerta. Mientras tanto, Beckett está construyendo un currículum que algún día podría incluir a Cooperstown.

Los Medias Rojas no son nostálgicos o sentimentales. ¿Pedro Martínez? ¿Johnny Damon? Disfruten Nueva York amigos. El gerente general Theo Epstein y su staff designan un valor a un jugador y raramente oscilan de ese valor. Esa es la razón por la que Damon está vestido con el uniforme de los Yankees y Pedro con el de los Mets.

¿Mencioné el draft del 2005? La partida de Pedro significó una elección suplementaria utilizada para seleccionar a Clay Bushholz, cuya segunda apertura en su carrera resultó en un partido sin hits el mes pasado. El jardinero central Jacoby Ellsbury, quien aparentemente no batea otra cosa que dobles, fue tomado con el turno de Orlando Cabrera. Bateó para .438 para la Serie. El lanzador Craig Hansen apareció con la selección de Derek Lowe.

Dependiendo de la situación, los Medias Rojas no temen a las firmas de cambios. Invierten en los escuchas en el Caribe y en Asia. Entienden que el béisbol no tiene fronteras.

No son perfectos. Pero si Epstein quiere a alguien, si está absolutamente convencido que ese jugador puede marcar una diferencia, los Medias Rojas hacen lo imposible por obtenerlo.

Pagaron más que los Yankees y se quedaron con Daisuke Matsuzaka. Los Yankees se quedaron con Kei Igawa. Igawa fue un desastre, terminando con marca de 2-3 con una efectividad de 6.25.

"Sabemos que somos bendecidos de tener estos recursos increíbles", dijo Epstein.

La codicia, como dijo Gordon Gekko, es buena. O puede serlo. Los Medias Rojas quieren más. Más apariciones de playoff y de ser posible, más momentos como el domingo a la noche, cuando el comisionado Selig les entregó otro trofeo de Serie Mundial.

Un presupuesto de 143 millones, cuando es usado tan adecuadamente como los Medias Rojas, puede resultar en otra contienda por el campeonato el año que viene.

"Este equipo está bien armado", dijo el relevista veterano Mike Timlin. "No se puede predecir lo que va a suceder, pero este equipo está extremadamente bien armado".

Regresa el jardín de Manny, Ellsbury y Drew. Al tercera base, JMV de la Serie Mundial y futuro agente libre Mike Lowell se le pedirá que regrese. Si se va, Kevin Youkilis podría tomar su puesto. O quizás, y sólo quizás, los Medias Rojas romanceen con Alex Rodríguez nuevamente. No es como que no pueden pagarle, aunque los fans de los Medias Rojas cantaron "No firmen a A-Rod" mientras los jugadores de Boston se paseaban por los jardines una vez terminado el partido.

Big Papi tiene contrato con el equipo hasta el 2010, con una opción del equipo para el 2011. Dustin Pedrosa parece una seguridad en segunda. ¿Lugo? No estoy seguro. El receptor y capitán Jason Varitek está aquí al menos por una temporada más.

La rotación de apertura está años luz delante de los Yankees. Beckett, Jon Lester, Buchholz, Dice-k, Tim Wakefield, posiblemente Curt Schilling o un agente libre. Y el bullpen es casi una obra de arte (con Jonathan Papelbon, Hideki Matsui, Manny Delcarmen como piezas centrales).

El manager Terry Francona regresará, así como Epstein.

"Tenemos mucho talento joven", dijo Lester, quien ganó el cuarto partido. "Sería divertido estar en los playoffs cada año".

Henry estaba en lo cierto cuando dijo que Steinbrenner y los Yankees "pueden quedarse con Marte y Plutón. Nos quedamos con la Nación de los Medias Rojas".

Se quedarán con eso. Y con más trofeos.

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres